Focus

Invertir en condiciones adversas: diversificación y grandes convicciones son los puntos clave

Lunes, 05/07/2018

Los primeros meses de 2018 fueron un reto para los inversores en todas las clases de activos. Las tensas valoraciones de las bolsas mundiales exacerbaron sus caídas en febrero y primeros de marzo, mientras el relato de alzas de tipos de interés siguió presionando a los mercados de renta fija.

Históricamente, inversores y asignadores de activos han sido capaces de moverse entre renta fija y variable para capear entornos de mercado cambiantes, pero hoy día este enfoque está en entredicho porque la correlación entre una y otra resulta menos predecible y más dispar. Además, dado que la renta fija ofrece poca rentabilidad, los inversores se han visto abocados a buscar renta variable pese a sus elevadas valoraciones. Si el mercado vuelve a sufrir desarreglos como los de febrero, puede que los inversores se encuentren pronto con pérdidas cuantiosas.

Es necesario un enfoque de inversión más dinámico, no solo descendente y con una amplia diversificación de clases de activos, sino enfocado en la valoración relativa y la gestión de riesgos que, además de proteger el capital en estos tiempos de volatilidad, produzca retornos a largo plazo.

Lunes 07/05/2018 - 10:24
Hartwig Kos Multi Asset Portfolio Manager
Maurice Harari Multi Asset Portfolio Manager
Michalis Ditsas Investment Specialist

Al caer los mercados, obviamente los inversores quieren proteger el capital, pero a largo plazo el fin es lograr retornos atractivos; de ahí que asuman el riesgo de invertir en los mercados de capitales en primer lugar. Para satisfacer esa necesidad en este nuevo paradigma de mercado, el inversor tendrá que otear más allá de soluciones tradicionales equilibradas o populares de paridad de riesgo para lograr el perfil de riesgo y rentabilidad perseguido.

Hoy día, para surcar mejor los mercados de valores, los gestores de carteras multiactivo de SYZ Asset Management recurren a un marco de génesis de ideas conocido como Grupo de Estrategia de Inversión ("GEI"). El GEI sirve para reunir a todos los profesionales de la inversión en deuda corporativa, renta variable y multiactivo para abordar los riesgos y oportunidades de un sinfín de vectores. Este grupo analiza oportunidades mundiales, regionales y sectoriales, además de indagar pormenorizadamente en 23 países en busca de tesis de inversión. Al término de este intenso foro de indagación, nuestro equipo inversor multiactivo encuentra y pone en práctica tesis de inversión (que produzcan retornos y mantengan el riesgo a raya) sea cual sea el entorno de mercado.

El proceso de indagación y génesis de ideas es útil para nuestros gestores de carteras multiactivo, pero es la aplicación de esas ideas lo que crea valor y contribuye a que las estrategias produzcan retornos atractivos a lo largo del tiempo. En el caso de la estrategia Multi-Asset Diversified, llevamos muchos años logrando equilibrar el objetivo de unos retornos atractivos dentro de un marco de riesgo estrechamente controlado.

Gráfico 01
Datos del 01.05.2015 al 31.04.2018. Datos del fondo OYSTER Multi-Asset Diversified (clase de acción I EUR PR) después de comisiones. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Puede que dicho fondo o acción no estén autorizados para su venta en todos los mercados. La información es meramente orientativa y carece del fin de comercializar el fondo o la clase de acción referida. Visite www.syzassetmanagement.com para más información. *El grupo de homólogos mostrado es el Lipper Global Mixed Asset EUR Flex Global.

La piedra de toque

Creemos en la gran fortaleza de nuestro enfoque de gestión de soluciones multiactivo. Esta destreza se remonta a 1999, cuando creamos nuestra solución multiactivo al lanzar la estrategia Multi-Asset Diversified. Pero la prueba está en los resultados, sobre todo en tiempos difíciles. De cara a 2018, el GEI y Hartwig Kos, gestor principal de la estrategia diversificada, éramos conscientes de los riesgos tanto en renta variable como en fija. Teníamos bastante claro que las valoraciones eran ajustadas, no solo en términos absolutos, sino históricos. Aun así, los mercados iban ascendiendo a ritmo constante. Esa dicotomía puede plantear una seria disyuntiva para un gestor de carteras. Si nos precipitábamos en reducir el riesgo nos rezagaríamos de homólogos con menor aversión al riesgo, pero mantenerlo intacto podía acarrear pérdidas calamitosas en caso de zarandearse los mercados. En la tabla inferior se observa que en el reciente periodo de volatilidad los gestores multiactivo mundiales flexibles, en su inmensa mayoría, no manejaron el riesgo y se vieron castigados, por lo que sus clientes sufrieron mayores pérdidas.

Gráfico 02
Datos del 01.05.2015 al 31.04.2018. Datos del fondo OYSTER Multi-Asset Diversified (clase de acción I EUR PR) después de comisiones. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Puede que dicho fondo o acción no estén autorizados para su venta en todos los mercados. La información es meramente orientativa y carece del fin de comercializar el fondo o la clase de acción referida. Visite www.syzassetmanagement.com para más información. *El grupo de homólogos mostrado es el Lipper Global Mixed Asset EUR Flex Global.

Un proceso de inversión robusto es crucial para lograr retornos de inversión jugosos y constantes. El enfoque de SYZ se basa en convicciones firmes, tanto en su génesis de ideas como en su construcción y gestión de carteras. En gran medida, dicha convicción se basa en un enfoque de gestión de riesgos sólido y en un proceso de análisis que pone a prueba la robustez de las tesis de inversión.

Qué venimos haciendo en la cartera en 2018:

  1. Asignación modesta a renta variable y exposición defensiva.

    Reconocer que las bolsas se han pasado de rosca, por lo que la mayoría de cambios de la cartera este año han sido mayormente de tipo defensivo. Por ejemplo, una de las mayores asignaciones a riesgo ha sido a bolsa estadounidense, más defensiva que otras bolsas desarrolladas, debido a su menor contribución relativa al riesgo y a su menor componente cíclico, además de beneficiarse de la depreciación del dólar. La asignación sectorial también ha emulado este cambio hacia una postura defensiva de renta variable. Las posiciones históricas en banca y energía se han acompañado de otras en telecos y farmacéuticas.
     
  2. Menor duración en renta fija para empezar el año, con escasa exposición a deuda corporativa.

    Ya hace tiempo que veníamos teniendo una opinión negativa de la renta fija. Dicho esto, la reciente alza de los rendimientos del bono estadounidense empieza a devolver valor a este mercado. Por ello pasamos a adoptar una opinión más benigna del bono estadounidense a 10 años, porque consideramos que las alzas de tipos de la Fed están ya más que descontadas en la renta fija y por su perfil refugio en el supuesto de un fuerte revés del mercado. Otro valor que esperamos que nos rinda bastante y que ha sido subestimado es el bono italiano a 30 años, que hoy día arroja en torno a un 1% más que el bono a 10 años, diferencial bastante amplio. Prevemos que la curva italiana acabe aplanándose y haga del 30 años un valor atractivo para estar y, desde las cotas de rendimiento actuales, esperar un ajuste de diferenciales. Por último, al igual que en la mayor parte de 2017, sigue gustándonos la deuda emergente. Los rendimientos son atractivos y el riesgo, a nuestro juicio, es bastante aceptable dado el repunte frente a los mercados desarrollados.
     
  3. Ideas idiosincrásicas: retornos sin correlación.

    Esta asignación ha sido y es significativa dentro de la cartera. Buscamos títulos con una valoración atractiva y sin correlación que se vean escasamente afectados por los movimientos del mercado general. Entre tales títulos figuran empresas de alquiler de aeronaves comerciales, de préstamos directos o de cobro de impagos. La asignación a estas ideas concuerda a la perfección con nuestro enfoque de gestión de riesgos encaminado a una cartera equilibrada de títulos con un potencial de retorno atractivo, además de con perfiles de fuerte diversificación. Este estilo de gestión activo y dinámico no es ninguna novedad y hace tiempo que caracteriza a la estrategia Multi-Asset Diversified. No es casualidad que la estrategia figure en el 14.º percentil superior de carteras de gestión similar desde que Kos se incorporó a SYZ. Si bien el rendimiento y las medidas que ha tomado últimamente el gestor han contribuido a acotar las pérdidas, el gestor venía adoptando asimismo un planteamiento activo, de alta convicción y a menudo a contracorriente para producir rentabilidad y gestionar riesgos.
     
  4. Japón.

    El gestor de cartera estaba fascinado por Japón antes de que se convirtiera en una temática de consenso ascendente. Gracias a nuestra destreza en plantilla, éramos optimistas respecto a la tesis de recuperación de Japón y nos favorecimos de una incursión precursora en la bolsa nipona.
     
  5. Mercados emergentes.

    Si bien este espacio ha estado al rojo vivo últimamente, nuestra selección de renta fija también ha sido sólida. La asignación a países como Brasil, Turquía y Rusia en un momento en que no eran temáticas de consenso ha contribuido sólidamente a la rentabilidad de la inversión. Pese al temor del inversor, nuestro riguroso análisis macro y de valoración permitió al equipo inversor elaborar una sólida tesis de inversión en sustento de nuestra asignación y producir un jugoso alfa. Además, fuimos capaces de cosechar valor adicional y un mejor equilibrio de riesgos de cartera al recurrir a una selección muy táctica de bonos en moneda tanto local como fuerte.
     
  6. Oportunidades especiales.

    Como en el reciente periodo, estos valores vienen aportando sólidas contribuciones a la rentabilidad y riesgo sin correlación en los últimos años. Entre los valores figuran acciones cotizadas, fondos o materias primas como el oro. El equipo no se ha ceñido a ningún estilo ni estrategia y ha sabido exprimir dicha libertad.

Conclusión

Sin duda, el reciente entorno de mercado ha sido arduo para producir retornos, con la mayoría de los inversores centrados en mitigar las pérdidas. El problema es que el enfoque de gestión de riesgos tradicional consistente en reducir el riesgo de renta variable en favor de la renta fija no está funcionando. Creemos que un enfoque de asignación de activos dinámico, con un claro afán primordial de dominar el riesgo de la cartera, consigue la protección que el inversor necesita. No en vano, oteando más allá de los viejos vectores de rentabilidad, SYZ ha sabido encontrar yacimientos únicos y atractivos de retornos y riesgos sin poner en entredicho la gestión de estos.