Focus

Mirar más allá de las calificaciones ESG (medioambientales, sociales y de buen gobierno)

Martes, 10/29/2019

Las tendencias mundiales indican que el flujo de capitales se ha visto transformado por la aparición del capitalismo responsable. Las consideraciones de sostenibilidad y las finanzas sostenibles son factores destacados en la toma de decisiones financieras a medida que los cambios climáticos y sociales siguen influyendo en los mercados mundiales.

Martes 29/10/2019 - 08:03
Carole Millet Senior Investment Advisor
“Incorporar un análisis más exhaustivo e individualizado puede revelar información mucho más valiosa sobre el valor futuro junto con la sostenibilidad ESG de una empresa.”

Un factor importante para el capital inversor se ve influenciado por las empresas cuyo comportamiento se percibe como responsable con respecto al capitalismo consciente. Teniendo esto en cuenta, las empresas no se han preparado lo suficiente para la creciente normativa y la presión de los accionistas a la que se enfrentarán ante la intensificación de la perspectiva ESG. Las firmas que no han logrado transformar sus negocios ven sus resultados seriamente afectados. 

Evitar el comportamiento gregario

Nos alienta el hecho de que reguladores e inversores (sobre todo, inversores institucionales) estén ejerciendo más presión sobre las empresas para que mejoren sus variables ESG. Sin embargo, creemos que el abundante flujo de capital que están captando las compañías con mayor puntuación ESG está generando una burbuja, en la que los inversores siguen a la manada sin profundizar ni adoptar una visión de conjunto. Para Banque SYZ, las calificaciones ESG forman parte integral del proceso de inversión que ha de tenerse en cuenta a la hora de evaluar el riesgo en este ámbito, pero hemos llegado a la conclusión de que incorporar un análisis más exhaustivo e individualizado puede revelar información mucho más valiosa sobre el valor futuro junto con la sostenibilidad ESG de una empresa. La inversión sostenible a largo plazo debe combinar herramientas analíticas de ESG, como calificaciones, y un análisis fundamental ascendente para determinar los casos en los que la generación de efectivo y el rendimiento del capital justifican las valoraciones.

Si estos adoptan una mentalidad gregaria y solo invierten en las firmas de gran capitalización más sobresalientes en este ámbito y con las puntuaciones más elevadas, pueden generarse unas valoraciones desconectadas de la realidad.

Las grandes capitalizaciones dominan actualmente los fondos con etiqueta ESG y los inversores suelen invertir, sin darse cuenta, en los mismos activos, lo que multiplica el riesgo. Esto podría desembocar en una burbuja peligrosa y obstaculizar la transformación mundial hacia una inversión más sostenible. Ignorar a las pequeñas empresas en la cadena sostenible es dar la espalda a un prometedor nicho de oportunidades de generación de alfa, puesto que los títulos de pequeña y microcapitalización son la cuna de los emprendedores.  Si estos adoptan una mentalidad gregaria y solo invierten en las firmas de gran capitalización más sobresalientes en este ámbito y con las puntuaciones más elevadas, pueden generarse unas valoraciones desconectadas de la realidad.

Ir un poco más lejos

Tener en cuenta las puntuaciones ESG es esencial, no solo a la hora de gestionar fondos de inversión, sino también en las funciones de asesoramiento. Introducir los datos no financieros en el análisis tradicional genera valor, pero es importante ir un poco más allá en nuestras evaluaciones. «En Banque SYZ, esto implica entender los retos futuros a los que podría enfrentarse una empresa y analizar cómo esos desafíos afectarán a los beneficios», afirma Carole Millet, al cargo de inversiones responsables.

El ejercicio se complica cuando analizamos a empresas de menor tamaño, puesto que la mayoría no suele estar en el radar de los analistas. Sin embargo, ignorar a las pequeñas empresas conlleva dejar pasar un importante conjunto de oportunidades.  

Sumarse a la inversión sostenible no es una carrera. Se trata de obtener ganancias graduales mediante una combinación de análisis y compromiso. Para impulsar un cambio positivo, hemos de evaluar el efecto y comprometernos al analizar un posible fondo o inversión.

Una consideración importante que debemos tener en cuenta es que es más difícil mantener una puntuación ESG elevada que reconcebir una empresa para mejorar una puntuación baja. ¿Será más efectivo tener unas pocas empresas con elevadas puntuaciones ESG o muchas empresas que mejoren unas puntuaciones bajas?

Hoy en día existen muchos paquetes de ofertas sobre cuestiones medioambientales, lo que está cada vez más alineado con los objetivos del inversor. Si queremos desempeñar un papel activo y ganar en la lucha contra el cambio climático, deberíamos poner en marcha un pensamiento creativo y diseñar nuevos productos que recompensarán a los inversores —el principio básico de la inversión— y respaldarán a las empresas que quieren garantizar un futuro mejor y un planeta más saludable para la siguiente generación. En última instancia, todo comienza por un buen gobierno corporativo, y una motivación real para reducir el impacto medioambiental y social. Así pues, la «S» y la «G» son tan fundamentales en el análisis para determinar si un candidato es apto para la inversión como la «E». 

Las decisiones de inversión ESG están reconfigurando cada vez más el futuro al impulsar la transformación del mercado. En Banque SYZ creemos que estos cambios en la inversión impulsados por el mercado serán un catalizador positivo de dimensiones mastodónticas.