Flash

Tesoros ocultos o cómo extraer valores únicos del sector del diamante

Jueves, 09/28/2017

Lucara Diamond Corp descubrió hace poco la segunda mayor gema del mundo de toda la historia, llamada "Lesedi La Rona", un diamante bruto de 1109 quilates, y acaba de anunciar su venta a Graff Diamonds por 53 millones de USD. La empresa es uno de los principales productores de diamantes de tipo IIa y sus constantes hallazgos de grandes piedras de más de 100 quilates la convierten en una oportunidad única dentro de un sector complejo pero fascinante como el del diamante.

Jueves 28/09/2017 - 14:09
Claire Shaw European Mid & Small Cap Equities Expert
La distinción de nuestra búsqueda estriba en dar con valores desconocidos e impopulares. Lucara es un perfecto ejemplo de ello. La acción no goza de mucho predicamento entre las firmas de servicios de inversión y el mercado la estuvo castigando debido a la tormenta de factores negativos que sufrió en 2017, pero nuestro horizonte largoplacista nos permite sacar provecho de ese pesimismo de corto plazo.

La dinámica largoplacista de oferta y demanda es muy favorable para los diamantes, ya que se prevé que la demanda mundial crezca entre un 2 % y 5 % anual hasta el año 2030, alimentada por el ascenso de la clase media en países como China e India. Aun así, se prevé que la oferta caiga un 1 % o 2 % anual durante ese período, ya que la falta de nuevas minas de diamantes está bien documentada y muchas están abocadas al fin de su vida productiva. A la escasez de oferta se suma el hecho de que de los 7000 descubrimientos de kimberlitas hechos en los últimos 140 años sólo siete de ellos se han convertido en minas de primera categoría, por lo que el hallazgo de minas de calidad ha sido problemático.

Lucara Diamond Corp es una apuesta pura por un valor minero de diamantes y su principal activo, la mina de Karowe en Botsuana, es uno de los principales productores de grandes piedras excepcionales. La empresa empezó su producción en 2012 y desde entonces ha extraído 73 diamantes de calidad gema de más de 100 quilates y 145 diamantes que se han vendido por más de un millón de USD. La constante extracción de grandes piedras, junto a la vanguardista maquinaria de optimización de minas recién instalada, brinda una ventaja competitiva a largo plazo ante un sector que goza de un atractivo telón de fondo.

Uno de los principales atractivos de la tesis de inversión era la fortaleza y la calidad de la directiva de la empresa, que se evidencia en el hecho de que ha retornado un 25 % de la capitalización bursátil a los accionistas en los últimos cinco años a través de dividendos y dividendos especiales. La congruencia de intereses entre directiva y accionistas es un factor clave en nuestro modus operandi.

El año 2017 fue difícil para la empresa, pues un cambio de la entidad explotadora de la mina entorpeció temporalmente los volúmenes, se echaron en falta noticias de grandes hallazgos y la operativa en el mercado de diamantes fue lenta. Estos factores de corto plazo y esencialmente cíclicos brindaron un punto de entrada atractivo, por lo que compramos una empresa extraordinariamente rentable (márgenes de EBITDA de alrededor del 55 % y ROE del 28 %) que cotizaba en múltiplos muy baratos, con un rendimiento del flujo de caja libre de dos dígitos y un 4 % de rentabilidad por dividendo.

En noviembre de 2015, Lucara hizo historia al extraer el diamante de 1109 quilates Lesedi La Rona (que significa "nuestra luz" en el idioma setsuana de Botsuana), el mayor con calidad de gema extraído en los últimos 100 años y el segundo mayor de la historia. La reciente venta de esta excepcional piedra podría además traer consigo el anuncio de un dividendo especial (que es lo que la empresa viene haciendo históricamente con las ganancias procedentes de grandes piedras). Además, da brillo y esplendor a un tesoro oculto en las entrañas del universo de pequeñas y medianas capitalizaciones europeo.